Y cuando todo esto acabe …

Posted by on May 13, 2020 in blog | 0 comments

Y cuando todo esto acabe …

Y desapareció el ruido de los coches, de las obras, de la gente y las calles permanecieron en silencio. Tanto que pudimos escuchar los pájaros en la mañana, el discurrir del agua bajo las tapas de las alcantarillas e incluso el sonido que hacen las farolas cuando dan luz (también suenan). Pudimos escuchar el impacto de los cubiertos con los platos a través de las ventanas abiertas a la hora de cenar. Conversaciones telefónicas en las ventanas y alguna que otra discusión en la cocina… Desapareció el ruido y pudimos escuchar el día a día y también la noche.

Y desaparecieron unas prisas, unas rutinas, presiones y opresiones y ello permitió que escucháramos de nuevo nuestro ritmo, que redescubriéramos rutinas, que desempolváramos presiones y opresiones que otras, más mundanas y más externas habíamos permitido que ahogaran.

Es como cuando baja el caudal del río después de la crecida y con peligro de desbordamiento y de nuevo quedan a la vista los márgenes, las rocas, el discurrir real y original de la corriente de agua…¿ Cuánto ha pasado desde que nos vimos por última vez ? ¿ Cuánto tiempo ha pasado desde que el exceso de prisa, de carga de trabajo, de presión, de rutina, nos alejó de nuestro cauce para natural, ¿ para qué ?

Probablemente has sentido esto en mayor o menor medida y ha sido una gran oportunidad que se nos ha presentado… De nuevo, ¿ para qué?

Realmente tus » para qué » solo los sabes tú. La realidad es que en un tiempo, el ritmo se recuperará, y con él, las prisas. Un nuevo torrente discurrirá por el cauce, muchas veces con el único control de la pendiente del terreno. Anegará los márgenes y perderemos de vista aquello que nos caracterizaba.

Hasta que esto ocurra, que volverá a ocurrir, tenemos tiempo para plantearnos qué queremos hacer, quiénes queremos ser cuando el ritmo se restablezca.

Hoy es el día para decidir cómo queremos que discurran algunas cosas ( otras nos vendrán dadas y las aceptaremos ). Ah, pero, ¿ y las cosas que sí podemos cambiar ? Sí, esas… ¿ Volveremos a dejar que los ruidos las tapen, que el torrente las cubra para decir que » nada podemos hacer » ?

Hoy, y repito, HOY es el mejor momento para hacer ese balance, establecer unos objetivos y ponernos en marcha para lograrlos. Nos enfrentaremos a las nueva situación con más claridad, con más consciencia y con más seguridad.

Dejarse llevar por los acontecimientos nos va minando hasta que llegamos a olvidar que nosotros podemos hacer cambios… Obviamente llevan un esfuerzo. Nadie ha dicho que sea fácil pero tampoco nadie ha dicho que sea imposible. ( Dejo aquí un enlace a la entrada anterior a esta que creo que es útil aquí )

Si lo sabes, si lo quieres, si lo sientes, HOY es tu Momento de Cambio.

Si te gusta, comparte !!!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Momento de Cambio