Verdad, realidad, falso, incierto, frágil, mentira, robusto, » antifrágil»…

Posted by on Abr 1, 2020 in blog | 2 comments

Verdad, realidad, falso, incierto, frágil, mentira, robusto, » antifrágil»…

Día 19 de confinamiento … Algún día leeremos esto y evocaremos muchos recuerdos. Te invito a leer la anterior publicación sobre cómo gestionar las emociones en este » evento » 10.03.2020

Han pasado 15 días desde la última publicación ( como siempre ) y quiero traer de manera muy simple algunas cosas que he leído y escuchado ( TV veo poca ).

Empezaré por una frase que me pareció impresionante, sobre todo para despertar mi conciencia y desempolvar mis valores ( algo adormecidos en pleno proceso de supervivencia física y mental ).

Venía a decir que el » partidismo » , y entiendo por partidismo la posibilidad de ganancia, hace verosímil la mentira.

¡ Qué interesante ! Quiere decir que si algo nos conviene, nos aporta utilidad ( del tipo que sea ) podemos dar argumentos hipotéticos sobre la ocurrencia de algo que sabemos que nunca ocurrió. Verosímil es aquello que parece verdadero o es creíble, pero parecer verdadero o ser creíble nunca confiere garantía de que algo haya sido real.

Hoy en día escuchamos datos, informaciones, opiniones que, ante la misma realidad, distan mucho unos de otros. Y nos preguntamos, ¿ cómo puede ser ? Y yo me digo, qué más da. Obviamente cada persona tendrá una opinión en base a su conveniencia, ideología política, ganancia económica… Bien, ya doy por hecho que ante una misma realidad habrá opiniones y argumentos muy encontrados, lo asumo. Lo que me importa es saber qué opino yo de ello. Me resisto a dar » me gusta » a las opiniones o argumentos de otros solo por sentirme respaldada o menos cuestionada.

Me doy cuenta que cada argumento tiene unos puntos fuertes y otros débiles… y eso nos da una pista… Quizá si juntamos, confrontamos los puntos débiles de cada versión nos salga una versión mejor que si confrontamos los puntos fuertes de cada versión ( tan alejados unos de otros )

Particularmente cuando voy a reservar mesa en un restaurante, lo que suelo mirar son las peores opiniones ( tardan entre plato y plato, había gritos, la comida estaba fría,..)¿ El motivo? Que ninguna de las cosas buenas del restaurante va a causarme perjuicio pero sí que podrían ocasionármelo las malas.

Pues con los puntos débiles de las opiniones o argumentos acerca de lo que pasa ocurre lo mismo. Nos darán más pistas para saber cómo algo nos puede afectar y eso ya es bastante cuando asumimos que es difícil llegar a saber la verdad.

Te dejo una reseña sobre la diferencia de mentira, incierto y falso

Otra cosa sobre lo que he leído estos días es acerca de la fragilidad de los sistemas. Un sistema es un conjunto de elementos que se relacionan de manera relevante entre sí. Decimos que se relacionan de manera relevante cuando en cada relación se produce información nueva ( que retroalimenta a los elementos que la generan ) y que genera situaciones con un índice de predicción diverso. Esto quiere decir que tras interactuar los elementos pueden crearse situaciones nuevas avancen en una u otra dirección.

Cada sistema, como tal, actúa para garantizar su propia supervivencia.

Se dice que un sistema es frágil cuando cualquier perturbación tiene gran probabilidad de debilitar el sistema. Parece que el contrario de frágil es robusto pero robusto tan solo es algo que carece de fragilidad. Un sistema es robusto cuando soporta perturbaciones sin debilitarse. Pero si lo frágil se debilita lo contrario sería fortalecerse, más que soportar o permanecer inalterable. Es por ello que se » acuña » el término » antifrágil «. Un sistema es antifrágil cuando las perturbaciones lo hacen más fuerte. Interesante, ¿ verdad ?

Un ejemplo claro de un sistema antifrágil podría ser nuestro sistema muscular que sometido a perturbaciones moderadas puede volverse más fuerte.

Las perturbaciones puede aparecer sin avisar, de alguna manera habrá algunas que tengan cierto grado de previsibilidad y para ellas debemos prepararnos. Otras en cambio serán imprevisibles o de una intensidad inesperada, es entonces cuando debemos adaptarnos a ellas. En caso de que carezcamos de capacidad de adaptación acabarán con nosotros.

Estos días de confinamiento llegan a nosotros perturbaciones de diferentes tipos ( informaciones, opiniones, argumentos, datos, hipótesis, reparto de responsabilidades ) A determinar de qué manera nos afectan dedico la primera parte de esta entrada y a saber qué hacer con ellas la segunda.

Todo tiene diferentes lecturas y hoy elijo leer la versión que más calma me proporciona. Calma, serenidad, para evitar pensamientos negativos que puedan restarme energías, tan necesarias hoy, primero para estar y después para crecer y allanar el camino a que que otros logren » estar » y puedan seguir creciendo.

Si has llegado leyendo hasta aquí te doy las gracias y te deseo calma.

Si te gusta, comparte !!!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

2 Comments

  1. No es fácil encontrar el equilibrio con todo lo que se nos bombardea del exterior, ya sean noticias, comentarios de amigos, familiares, conocidos, e incluso nuestras propias opiniones que, en muchos casos, debemos pensar que pueden estar condicionadas por el tiempo que llevamos confinados en nuestra propia casa.

    Muy interesante, como siempre, tu publicación.

    Abrazos.

    • Sin duda Alejandro, nos encontramos en un mar de informaciones, opiniones, razones encontradas y entre todo ello hemos de encontrar un atisbo de realidad.Un fuerte abrazo y gracias por tus aportaciones siempre tan constructivas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Momento de Cambio