Ponte las pilas ya.

Posted by on Ene 8, 2020 in blog | 0 comments

Ponte las pilas ya.

Recuerdo un cuento bastante antiguo que seguro que a muchos de vosotros os sonará. Esas inundaciones en las que una familia, para salvar la vida ha de subirse a lo alto del tejado de su casa. La familia, unida y muy creyente rezaba para poder salvarse. En medio de sus rezos apareció una lancha de Protección Civil que con gestos y gritos les decían que subieran. La familia les contestaba que tenían mucha fe y que su dios les salvaría. El nivel del agua seguía subiendo y ya con el agua por la cintura, una nueva lancha, esta vez de los Bomberos, les lanzó unos cabos para que pudieran agarrarse y llegar hasta ellos. La familia, inmersa en su fe, declinó de nuevo la ayuda, seguro que sus rezos serían atendidos y que su dios les salvaría. Con el agua a los hombros, los adultos sostenían a sus hijos, la situación era dramática y un helicóptero descolgó una cestilla para poder izarlos. Ninguna de las instrucciones fue atendida. El helicóptero ascendió y en pocos minutos la corriente del agua se llevó a la familia, con un final dramático. Como eran muy creyentes de su dios, este les recibió en un salón de baldosas doradas. Ellos al llegar mostraron su enfado, y su desconformidad. Le recriminaron que ante todas sus oraciones y fe, su dios los había desatendido y por ello habían encontrado la muerte. Su dios, sonrió, ladeó la cabeza y les dijo que muy al contrario de lo que ellos pensaban, sí que les había atendido. Les había enviado dos lanchas y un helicóptero.

Permitidme que llegados a este punto me refiera al cuento anterior como un ejemplo para lo que hoy os quiero comentar. Lejos mi intención de valorar religiones o creencias.

Y qué os quiero comentar, pues que de alguna manera hemos crecido en sociedades donde se espera que todo salga bien, donde se espera que las cosas cambien, donde se desea que tengas buen día o buen año. A nuestro alrededor escuchamos frases de : Dios proveerá, malo será que ocurra esto o lo otro, los deseos convierten en realidad, a ver si este año es bueno, algún día las cosas cambiarán, las aguas volverán a su cauce, etc.

Tenemos una mentalidad muy de esperar a que todo ocurra y eso pone el foco del cambio fuera de nosotros, diluye nuestras capacidades, nuestras posibilidades.

Para que los cambios ocurran, somos nosotros los que hemos de tomar protagonismo, con valentía, con honestidad, con ganas. Y si las cosas salen diferente de como habíamos querido, aprenderemos y volveremos a intentarlo.

Hubo hace tiempo un señor que en vez de esperar a que se hiciera de día ( una vez más ) inventó la bombilla. Se llamaba Edison y tuvo que hacer 300 intentos para que ese artefacto diera luz.

La capacidad para cambiar las cosas está dentro de nosotros, está en nuestra mente. Seguir un año más sin darnos cuenta de ello, sin asincerarnos con nosotros mismos acerca de lo que somos capaces de hacer o de a dónde somos capaces de llegar es como boicoter, sobotear nuestra propia existencia. Si tuviéramos dos vidas, podríamos tener una de análisis y otra de acción pero hoy estamos aquí. Es aquí y ahora. Es tiempo de tomar las riendas, de hacer algo diferente. Dejemos de esperar a que los demás hagan nuestras cosas, ya tienen bastante con hacer las suyas y librar sus batallas.

En serio, ¿ qué quieres cambiar ?, ¿ qué necesitas para ello ?, ¿ cómo puedes obtener aquello que necesitas para cambiar? y por favor, ¿ cuándo piensas empezar ? ¿ de cuánto tiempo crees que dispones ?

Sí, me doy cuenta que estoy siendo bastante directa pero, ¿os imagináis que todos nos pusiéramos las pilas para llevar a cabo los cambios que queremos? Satisfacción, empoderamiento, salud, sonrisas, fortaleza, autoestima, retos…la vida se convertiría en una auténtica aventura digna de ser vivida, de ser disfrutada. Una existencia plena, sin miedos.

La capacidad para hacer, para pensar, para decidir, para creer, para actuar, para rectificar, para escuchar, para amar… se encuentra en nosotros mismos y son más que suficientes para para pilotar nuestro cambio.

Tienes un año por delante para que escribas tu aventura.

¿ Vamos ?

Si te gusta, comparte !!!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Momento de Cambio