Mujeres, extraordinario agente del cambio

Posted by on Ene 9, 2017 in blog | 0 comments

Mujeres, extraordinario agente del cambio

[Este artículo cuenta, en la parte final, con su versión en audio para personas que tengan dificultades del tipo que sea para su lectura ]

Es posible que la primera voz que hayas escuchado, el primer corazón que hayas sentido latiendo, el primer beso que hayas recibido sea el de una mujer.

Es posible que una de las personas que más quieras, una persona por la que serías capaz de sacar todo el coraje que tienes dentro sea por una mujer.

Somos hijas, madres, hermanas, amantes, compañeras, amigas, confidentes, profesionales, responsables, inspiradoras, emprendedoras, luchadoras, incansables, sacrificadas, voluntariosas… En constante evolución. La mayoría de las facetas se solapan, se compatibilizan, se amoldan, se funden, creando formas únicas, creando nuestra identidad. Superándonos día a día, compitiendo con nosotras mismas para ser un poco mejores cada vez, venciendo miedos, limitaciones, estereotipos. Adentrándonos en todos los terrenos con humildad, ilusión y tesón. Somos imparables.

Resulta un complejo entramado en constante movimiento, muchas veces en entornos delicados, muchas veces en entornos duros. Ese entramado se endurece y  se suaviza, se solidifica y se licua, se diferencia y se mimetiza casi inconscientemente al interactuar con el entorno.

Está claro que hay momentos en que  nos sentimos abrumadas, cansadas, inseguras, valorando el entorno, las opciones, los comportamientos, los resultados. Pero estos momentos nos alimentan, nos hacen más fuertes para seguir el camino, menos abrumadas, menos cansadas y menos inseguras. En constante crecimiento.

Hay una edad a partir de la cual las mujeres crecen mucho por dentro. Es como si llegara un momento en el que se abre una nueva dimensión en la que podemos explorar y crecer sin límites… Nosotras mismas.

Empezamos ahondar en quienes somos en ese momento, qué nos emociona, qué nos motiva, qué nos apasiona, qué valores nos guían, a qué tenemos miedo. Tenemos la honestidad y valentía para aceptar todo eso que somos  hoy. Y señalo como siempre… una cosa es aceptar y otra cosa es resignarse. Nada podemos cambiar o hacer crecer sin haber aceptado antes su existencia.

A medida que avanzamos en este camino de autoconocimiento y aceptación empieza a acompañarnos una sensación muy acogedora…nos estamos valorando, nos estamos respetando como nadie lo había hecho hasta ahora. Básicamente porque nadie había logrado conocernos como nosotras mismas estamos siendo conscientes hoy.

Admiro a esas mujeres que se conocen y que se aceptan. Con sus puntos fuertes y motivadas por todo aquello en lo que pueden mejorar. Que se admiran y se respetan y se valoran por todo lo que son y la manera en que lo son.

En estos tiempos la mayoría de las  limitaciones que aún nos frenan son fruto de nuestras creencias.  Y las creencias solo son eso » algo que creemos que es cierto » por uno u otro motivo. [ Te dejo un enlace de publicación anterior »  ¿Tus creencias te limitan o te potencian ? «]

Te animo a identificarlas y desafiarlas… con todo tu potencial, con toda tu experiencia, con todos tus conocimientos.

Cada vez que desafíes una de tus creencias limitantes, estarás desbloqueando el camino, para seguir hacia tu destino, ser un extraordinario agente del cambio.

En la exploración de tu nueva dimensión serás el más potente agente del cambio nunca conocido,  tanto para ti, como para todos y cada uno de los que te rodean. Nadie permanece estático ante alguien como tú.

He querido dedicar estas palabras a todas aquellas mujeres impresionantes que me rodean y a todos los hombres inteligentes, honestos y valientes, que sin complejos, participan activamente en esta realidad  que está cambiando y en la que tod@s somos protagonistas principales.

 

Michelle y Barack Obama estaban en un restaurante, cuando los recibe el capitán de meseros, él reconoce a Michelle y la saluda.

– ¿Quién es? – Le pregunta Obama.

– Fue mi novio en secundaria, responde ella.

– ¿Ves Michelle? Si te hubieras casado con él, hoy serías la esposa de un capitán de meseros, comenta Obama.

– No, querido, si me hubiera casado con él. Él sería el presidente. Respondió ella.

 

Audio

 

 

 

Si te gusta, comparte !!!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Momento de Cambio