Lo que sí

Posted by on Dic 25, 2019 in blog | 0 comments

Lo que sí

Normalmente, en nuestras vidas vamos navegando » a nuestro ritmo «. Obviamente nuestro ritmo muchas veces depende de nuestras responsabilidades adquiridas. Está muy bien eso de » ser hojas movidas por el viento » pero quizá hayamos de confesar que esa sensación ocurre, tan solo, de vez en cuando.

Bien hay fechas, o situaciones en que ese ritmo natural se altera drásticamente y nuestro cuerpo, nuestra mente y nuestras emociones se enfrentan a retos… superables.

1.- Es temporal. Este cambo de ritmo es temporal. Unas horas o quizá un día. Darle dimensión temporal a nuestro cambio de ritmo nos ayuda a gestionarlo. Sabemos cuando acabará y sobre todo cuánto falta para que acabe cuando estemos inmersos en el evento.

2.- Evitemos el » sí siempre » y el » no nunca «. Con esto me refiero a evitar posiciones extremas sobre algún tema. Estamos ante un evento extraordinario, a veces con gente que quizá estemos sin ver hasta el año siguiente . ¿ Necesitamos poner sobre la mesa nuestros principios irrefutables, justo en ese momento ? Muchas veces es más divertido escuchar los de los demás y sobre todo dejar salidas dignas a pensamientos o planteamientos que nos parezca poco cabales.

3.- Temas conflictivos. Un tema nunca es conflictivo por sí mismo. Un tema se vuelve conflictivo cuando las opiniones de las personas son poco respetuosas, se erigen como únicas etc. Por ello cuando detectemos que un tema está directamente unido con el » estómago » de alguien, quizá sea mejor obviarlo. Cuando me refiero a temas unidos al estómago me pongo en alerta para evitar dar el rango de opiniones a » vomitonas incontroladas «. Seguro que sabes a qué me refiero

4.-La manera más efectiva de llevar las riendas de la conversación es …¿ hablando ? ¡ Qué va ! Es preguntando. Sí. Si quieres llevar la conversación o alejarla de zonas rojas, es fácil. Toma la iniciativa y pregunta: trabajo, vacaciones, cine, viajes.

5.-Evita la crítica, ¿para qué ? Cuando criticamos cosas, personas, acciones, aunque sean de fuera del entorno en el que estamos, se abre una peligrosa puerta y todo el mundo se siente atraído hacia ella. La fiesta de la crítica se sabe como empieza pero nuca como acaba.

6.- Truco extra. Piensa en las tres o cuatro situaciones que podrían darse y que te desagradarían. Una vez que las tengas y desde la tranquilidad del momento en el que estás, decide cómo las vas a gestionar si ocurren. Esto sí que es » llevar los deberes hechos «. Este pequeño ejercicio nos da tranquilidad en estos eventos especiales.

6.- Lo que sí. Una vez que somos conscientes de aquello que ese cambio de ritmo puede ocasionar en nosotros, disfrutemos de LO QUE SÍ.

Disfrutemos de las cosas que sí nos gustan, de esa persona que nos cae bien, de esa conversación que nos hace gracia, de esa mesa, de los detalles, las sonrisas… Es posible que dentro de unos años, echemos de menos aquellos eventos, con sus polémicas incluidas. Tomemos perspectiva, situémonos en un sitio cómodo. Observemos y disfrutemos de lo que sí, sin olvidar que es temporal.

Si te gusta, comparte !!!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Momento de Cambio