Lo pienso, luego existe

Posted by on Nov 27, 2016 in blog | 0 comments

Lo pienso, luego existe

¿ Sabías que Thomas Edison hizo más de  300 intentos antes de lograr que la bombilla funcionara ?

Cuando leí esto por primera vez me vinieron varias preguntas a la mente..

¿ Qué imagen tendría  de la bombilla en su cabeza, cómo llegó ahí… ya que antes nada parecido existía ?

¿ Qué habría pasado si Edison considerara cada intento como fracaso en vez de como oportunidad para hacerlo mejor y conseguir su objetivo ?

¿ Qué sería del mundo sin personas como él?

A todo esto os comento que Edison empezó el colegio con 8 años  y a los tres meses de empezar un día volvió a casa llorando ya que su maestro había dicho de él que era » estéril e improductivo «.

Su mente estaba alimentada de mucha lectura y empezó a experimentar… Qué importante experimentar …

Admiro a las personas que han hecho algo por primera vez, bien creando algo nuevo, bien mejorando aquello que se creía inmejorable.

Sabéis que hasta los Juegos Olímpicos de México  de 1968 los saltadores de altura afrontaban el reto saltando de frente y que fue un joven  atleta americano  Dick Fosbury el que sorprendió a todos saltando de espalda sobre el listón.  Hoy el salto de altura se realiza siguiendo su técnica.

El controvertido Steve Jobs imaginó un imac, un ipod, un ipad… Hace años existía una lista para apuntarte para tener la última  «creación » de Jobs años antes de que surgiera ( fuera la que fuera ).

Con solo 44 años  Christian Barnard realizó en 1967 el primer trasplante de corazón  humano dejando atónito a todo el mundo.

 ¿ Qué tienen en común estas personas ?

1.- Imaginación

2.- Confianza

3.-Persistencia

4.-Espíritu crítico.

Imaginar tiene varias acepciones pero usaré una de ellas : Concebir con fantasía, crear con nuestra mente. Todos y cada uno de nosotros tenemos capacidad para imaginar . Tenemos sueños, objetivos, proyectos. Desde que están en tu mente ya existen.

El siguiente paso es sacarlas de tu mente hasta ponerlas frente a tus ojos. ¿ Cómo ? Con estrategia y planificación. Define objetivos y subobjetivos ( del tipo que sean)  Explora tu situación personal, tu realidad  para analizar con qué cuentas para llevarlos a cabo, qué necesitarías y cómo conseguirlo. De aquí pueden surgir pequeños desafíos cuya superación te acercará más y más a tu objetivo principal.

Observa y analiza todas las opciones con que cuentas para llegar y elige aquella que te parezca más eficiente o adecuada.

Queda definir el calendario para realizar este proceso.

Probablemente siguiendo la planificación con confianza, perseverancia  «habrás llegado a tu destino » y si finalmente te encuentras en otro sitio diferente a tu objetivo » RECALCULA RUTA «.

Cada uno de los resultados que difieran de tu objetivo te darán mucha información. Con ella podrás valorar si en alguno de los pasos puedes hacer algo diferente, algo mejor, algo más útil, más eficiente, más ecológico o si necesitas obtener recursos que te faltan.

Antes hablaba del espíritu crítico … constructivo. Este nos ayudará para determinar qué podemos hacer mejor.

Ser persistente es seguir y seguir hasta que nuestro resultado final sea la consecución de nuestro objetivo. Recordemos a Edison » recalculando ruta » más de 300 veces hasta que consiguió una bombilla.

Todas tus ideas por el hecho de serlo ya existen. Hacerlas realidad dependen de ti. Elige una, pon en ella toda tu atención, toda tu energía. Confía, sé persistente y analiza de manera constructiva.

» No sabía que era imposible y lo hice «.

A. Eisntein

 

 

Si te gusta, comparte !!!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

No Comments

Trackbacks/Pingbacks

  1. Aprende a poner límites. | Momento de Cambio - […] tan lejos como queramos o más bien donde seamos capaces de imaginar (os dejo una lectura ” Lo pienso,…

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Momento de Cambio