Gestión de imprevistos… emocionales.

Posted by on Dic 11, 2019 in blog | 0 comments

Gestión de imprevistos… emocionales.

Hace un par de horas de que debí haberme puesto a escribir… Pero ha habido una serie de imprevistos y he dejado que sucedieran, observándolos con curiosidad y bastante satisfacción.

Hay cosas que ocurren súbitamente, y nuestro primer pensamiento puede ser que son una distracción, sin embargo si miramos más allá empezaremos a ver todo aquello que nos pueden brindar.

Hoy mis deliciosas distracciones tienen que ver con la familia, con el amor y con la amistad. Nada más y nada menos. Reflexionando ahora, es para sentirse bien afortunada y agradecida.

Hemos hablando muchas veces de la gestión de las emociones, ¿ verdad ?De que las emociones ni son buenas ni son malas, que solo son información, ¿ verdad ? Hemos hablado de que lo importante es qué hacemos con esa información, de cómo nuestro cerebro la procesa y la convierte en pensamiento o en acción. Sin embargo hay algo en las emociones que escapa a nuestro control. Sí, al menos durante unos segundos, unos minutos, quizá horas. ¿ Sabes qué es ?

Las emociones son respuestas fisiológicas que tiene nuestro cuerpo ante estímulos de exterior. Son reacciones » involuntarias » de nuestro organismo.

Somos humanos, es normal acoger respuestas de estrés, de ansiedad, de miedo, de inestabilidad, de debilidad. Es absolutamente normal. Somos humanos y ¡ estamos vivos !

Quizá el conflicto si puede llamarse así, se genera si estas emociones se quedan en la fase de mera respuesta fisiológica. Seguro que más de uno hemos sentido opresión en el pecho alguna vez, taquicardias, escalofríos malestar de estómago, rigidez en la espalda…Resulta inevitable.

Lo que sí está de nuestra mano o es nuestra responsabilidad es tomar esa » materia prima » y pasarla al segundo departamento de procesamiento, que es nuestro pensamiento. Nosotros sí podemos elegir lo que pensamos.

Rápido, piensa en un plato de macarrones. ¿ Ves ?

Obviamente si fuera tan fácil todo el mundo lo haría, sin embargo hay momentos que nos encontramos anclados en una sensación corporal que se extiende más tiempo del deseado.

Las personas que tienen más trabajada la gestión emocional, tienen mecanismos para en un tiempo más o menos conveniente pasar las emociones por el pensamiento para sacar unas conclusiones. Se hace de manera natural. Si este proceso lo dividiéramos, ¿ cuales serían los pasos ?

1.- ¿ Qué ha pasado ? Ser capaces de describir la situación, los intervinientes, todos los detalles, las palabras, los silencios, las miradas…( todo ello si es que hubiera formado parte de la situación )

2.- ¿ De todo lo que ha pasado, qué y en qué momento me ha afectado ? Estaríamos hablando del » disparador «, aquella circunstancia a la que ha reaccionado nuestro organismo.

3.-¿ Cuáles son mis sensaciones ? Qué siento en mi cuerpo, dónde lo siento, cómo es mi respiración, cuál es mi postura, qué parte está tensionada…

4.-¿ Qué emoción o emociones tengo en ese momento? Alegría, ira , tristeza, miedo, asco, desesperanza, inseguridad, tensión, estrés, rechazo, melancolía…

(Atención a los pasos 5 y 6)

5.- ¿ Cómo me gustaría sentirme ? Alegre, sereno, estable, relajado, esperanzado…

6.- ¿ Qué debería de pensar sobre lo que ha pasado para poder sentirme así ?

Este es el proceso básico de la gestión emocional y te invito a que tomes alguna emoción que te cause algún tipo de conflicto y que, con lápiz y papel, sigas estos pasos con honestidad y valentía.

Poco a poco nuestra mente hará este proceso natural… ¿ quieres probar ?

Cada día es un buen momento para realizar cambios.

Si te gusta, comparte !!!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Momento de Cambio