Fácil, rápido, efectivo. ¿ Gestionas tus emociones ?

Posted by on May 30, 2016 in blog | 2 comments

Fácil, rápido, efectivo.  ¿ Gestionas tus emociones ?

¿ Cuántas veces hemos oído la expresión » gestión de las emociones» o » gestión emocional»?. Sin duda tantas que quizá  la hemos convertido en una mera expresión,  pasando de puntillas sobre el verdadero significado.

Desde bien pequeños empezamos con nuestro camino emocional. Poco a poco vamos gestionando las  respuestas que nuestro cuerpo ( emociones ) y nuestra mente ( sentimientos ) tienen ante los estímulos internos y externos que nos rodean.

Comentar que hay diferentes propuestas para diferenciar emociones y sentimientos. Yo me siento más a gusto, hablando de emociones como las respuestas fisiológicas involuntarias que tiene nuestro cuerpo ante estímulos ( por ejemplo la alegria, tristeza, ira , asco o el miedo ) y los sentimientos como el resultado de » tamizar » una emoción con nuestro pensamiento.

Volviendo al tema, decir que  todos, constantemente, estamos gestionando nuestras emociones. En base a ello actuamos y obtenemos unos resultados. Cuando las cosas salen bien y los resultados son satisfactorios será raro que nos planteemos cambio alguno. Sin embargo cuando los resultados que obtenemos nos crean insatisfacción, puede haber  llegado la hora de plantearnos algún cambio. Así de simple.

Decía Albert Einstein que «Locura es hacer la misma cosa una y otra vez esperando obtener diferentes resultados»

Esto nos da la primera pista…Si queremos un resultado distinto, hagamos algo diferente. Y demos un paso más… Si lo que hacemos, nuestra conducta es un reflejo de  nuestras emociones, de nuestros sentimientos, la gestión de éstos se convierte en fundamental.

Volvamos consciente la gestión de nuestras emociones, seamos los responsables de esa gestión. Dejemos de ser los sujetos pasivos. Dejemos de ser «al que todo le pasa» para ser, «el que todo lo hace «.

Gestionar significa básicamente, decidir qué hacer. Cuando decides qué hacer hay una toma de conciencia sobre la situación, opciones entre las que elegir y  una acción a realizar.

Y de la teoría a la práctica…3 Pasos

1.Identifica aquello a lo que te enfrentas. Esta es la parte más importante. Necesitamos saber qué nos pasa, ponerle nombre, saber cómo nos afecta, cómo nos sentimos, qué pensamos, cómo actuamos, y qué resultado obtenemos cuando eso ocurre. Escribirlo o hablarlo en voz alta , es una fantástica herramienta que nos ayudará a «darle forma» a aquello que necesitamos identificar. Es como echar un cubo de pintura sobre el hombre invisible, para ver realmente cómo es de alto, cómo se mueve, dónde está.

2. Y ahora que sabes a lo que te enfrentas … ¿Qué quieres hacer con ello ?,  ¿qué resultado quieres obtener ?. Cuando lo tengas claro, podrás elegir cómo comportarte, qué actitud tomar. Verás como los resultados cambian. Y lo bueno es que tú habrás generado el cambio.

3. Hazlo !!!. Un proceso de cambio consta de varias etapas y resulta fundamental, ponerlo en marcha, hacerlo, remangarse y » ponerse al lío » . Sin acción todos tus esfuerzos se quedan en eso… esfuerzos. Nosotros queremos RESULTADOS.

incompentecia inconsciente
(ni lo hago bien, ni lo sé )
incompetencia consciente
( ahora sé que puedo hacerlo mejor )
competencia consciente
(ahora sé que lo estoy haciendo bien )
competencia inconsciente
( ahora lo hago bien y ni me doy cuenta )

¿ Y tú, en qué fase estás ?

 

 

Si te gusta, comparte !!!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

2 Comments

  1. Poner nombre, revestir y dar forma mediante las palabras a nuestros «nudos», esos que a veces se sitúan en el estómago, en la garganta, o en cualquier parte de nuestro cuerpo retorciéndolo con contracturas etc

    Poderosísimo poder el de la PALABRA seguido del de la INTENCIÓN, y como guinda el COMPROMISO para con nosotros mismos en seguir avanzando.

    Buena reflexión Marta, si es que….todo suele ser mucho más sencillo de lo que parece 🙂

    • Gracias Angels. Totalmente de acuerdo con tus palabras sobre la importancia de que interviniendo en nuestros » nudos «, esos del estómago, garganta etc, podemos atajarlos antes de que tomen forma por sí mismos y se conviertan en contracturas… Gracias!

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Momento de Cambio