¿ Exploras o colonizas ?

Posted by on Sep 4, 2019 in blog | 2 comments

¿ Exploras o colonizas ?

Observas, exploras, colonizas, conquistas.

Hace ya bastantes años encontré una playita relativamente cerca de donde vivo. Y digo encontré, aunque ya estaba allí. De arena gruesa, muy limpia, poco frecuentada. Un pequeño paraíso desde el que podías tumabarte sin tener nada ni nadie que te tapase el mar.

Frente a los ojos la arena, el mar que adopta diferentes tonalidades y la otra orilla, muchos kilómetros más allá. En la otra orilla el verde se mezcla con colores ocres de playas, salpicados de pequeños tejaditos. Sopla brisa, cierro los ojos, respiro y escucho como las olas llegan a la orilla. Algún charrán vuela a lo lejos con su particular sonido… De alguna manera me siento en armonía con eso que se me ofrece. Me tomo mi tiempo para observar, con calma, para ver los destellos que hace la luz en el agua y cómo se forma la espuma…

Por momentos puedo sentirme parte de todo ello.

Mi punto de vista a veces es poco original y me consta que esa playa llamó la atención a mucha gente, por sus aguas cristalinas, su tranquilidad, y esa otra orilla en las que se combinaban playas, bosques y pequeñas casitas.

La playa poco a poco empezó a albergar más personas, pronto dos fincas que estaban en las proximidades y en las que se plantaba maíz se dedicaron a ser aparcamientos para coches, aproximadamente unos 250.

Poco a poco dejó de escucharse el sonido del mar y de los charranes. Mi mirada hacia la otra orilla se topaba con una barrera de pequeños veleros, que llegaban a motor, fondeados creando una barrera visualmente impenetrable. De esos barcos pequeñas barcas a motor llegaron a la playa con gentes que hablaban muy alto, para oírse mejor, claro.

Podría seguir pero podría parecer una » cascarrabias «

La playa había sido colonizada e incluso me atrevería a decir que conquistada. Enormes flotadores de colores y formas imposibles, griterío incesante desde los tres nuevos chiringuitos…

Cuando observas algo, lo haces sin intefrerir, lo haces con respeto, con amor, con humildad y con granas de aprender, de comprender, de estar en armonía, por el contrario cuando conquistas, te apropias de algo, lo haces tuyo.

Me recuerda eso de que cuando quieres una flor la arrancas y cuando la amas la dejas donde está…

Quiero trasladar este ejemplo a las relaciones personales, incluso a las de pareja…

Un día nos fijamos en alguien que nos llama la atención, que tiene algo que nos agrada, que nos conmueve, nos encanta estar a su lado, tener su atención, su amor. Es genial.

Quizá sea un acto de alta conciencia y de humildad observarla, como quien observa una flor o el vuelo de una mariposa. Si nos apropiamos de ellas, o les ponemos condiciones o limites, dejarán de ser tan brillantes, tan sorprendentes y poco a poco dejarán de ser aquello por lo que nos llamaron la atención.

¿ Qué hace que queramos apropiarnos de las cosas en vez de disfrutarlas tal y como son ?

¿ Qué hace que queramos colonizar y conquistar en vez de observar, aprender y disfrutar ?

Si te gusta, comparte !!!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

2 Comments

  1. Genial la publicación.

    Abrazos y a explorar sin colonizar ni conquistar.

    • El respeto, la humildad y el amor, las mejores » armas «. Un abrazo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Momento de Cambio