Aprende a poner límites.

Posted by on Jun 12, 2017 in blog | 0 comments

Aprende a poner límites.

[Este artículo cuenta, en la parte final, con su versión en audio para personas que tengan dificultades del tipo que sea para su lectura ]

><////ª>       ></////////ª>

Cuando nos encontramos con esta palabra, la primera reacción suele ser la de pararse en seco. ¿  Límites ?. ¿Qué limite ? ¿ El límite de qué ?. Suena restrictivo, condicionante… Y eso es cuando ocurre que  quien los pone son personas o entidades externas a nosotros.

Nosotros nos encontramos con límites que ponen otros.

Todo cambia cuando los límites los establecemos nosotros. Y ojo,  hablo de límites de entrada, nunca de salida. Me explico.

Nuestro potencial, nuestro talento, nuestra capacidad, nuestros recursos, nuestras habilidades están ahí para llevarnos tan lejos como queramos o más bien, donde seamos capaces de imaginar (os dejo una lectura » Lo pienso, luego existe » ). En nuestro desarrollo, en nuestro aprendizaje, en nuestro caminar… poner límites suena un poco …  fuera de lugar . ¿ Verdad ?

Hoy quiero centrarme en unos límites que son buenos. ¿ Límites buenos ? Pues sí… 

En primer lugar son buenos porque los ponemos nosotros y en segundo lugar porque los ponemos para los demás.

Quizá los límites más fáciles de poner son los límites físicos ya que el perímetro y aquello que queda dentro es tangible. Nosotros conocemos nuestra presencia física y la primera frontera también lo es. Este importante papel lo hace nuestra piel. Ese tejido que nos separa y a la vez nos proporciona información del exterior junto con nuestros sentidos. Y como decía, esta es la primera frontera física…pero hay más.. ¿ Dejas que cualquier persona se acerque a tu piel ? ¿ Dejas que cualquier persona se acerque a un metro de tí ? ¿ Con algunas personas te acercas para hablar y otras te incomodan si lo hacen ?… Ahí están tus fronteras, los límites que tú pones a los otros.

11

1.- Zona íntima. De unos 50 cm. A esta zona solo acceden los más allegados, familiares, amigos íntimos y pareja.

2.- Zona personal. Entre los 120 cm y 150 cm. Amigos 

3.- Zona social. Hasta casi tres metros y medio. Las personas de nuestro entorno laboral, vecinos, conocidos

4.- Zona pública. Para personas ajenas a nosotros. 

En cada caso hay excepciones. Dejaremos entrar en nuestra zona íntima a un médico o a pasajeros en un transporte público..

Los otros límites, los más importantes y los más difíciles de establecer e incluso de hacer respetar, son esos que hacen referencia a nuestra personalidad, a nuestra manera de ser.

ç

Este texto de Fritz Perls, tan cortito, tan simple… quizá por estas dos características, a mí me parece muy potente. Sobre todo esa frase de » falto de amor a Mí mismo cuando en el intento de complacerte me traiciono «.

Para saber dónde poner los límites es necesario conocernos, tomar conciencia de nuestros valores, de nuestras necesidades, de aquello que nos da nuestra identidad como personas. 

En primer lugar podríamos » protegeremos » lo más esencial para nosotros, esos valores que nos resultan irrenunciables, aquellos cuya falta haría que dejáramos de ser quien somos. 

Puedes hacer una lista con tus 5 o  6 valores más esenciales y ordenarlos por su importancia. Analiza en qué momento los desarrollas, cómo te hacen sentir… ¿ Podrías prescindir de ellos ?

Al grupo de valores irrenunciables iremos añadiendo aquellas actitudes que nos definen …De ahí que cuanto más nos conocemos, menos toleramos que alguien se tome la libertad de traspasar nuestras fronteras.

Cuanto mayor conciencia de uno mismo tenemos, cuantas más cosas reconocemos en nosotros… más crece el perímetro porque son muchas más las cosas que son parte de nuestra identidad y que tenemos la responsabilidad de preservar.

Puedes invitar a alguien a conocer » tu territorio» pero nunca permitir que lo arrase…

Seguro que se te vienen a la mente momentos en los que has permitido que alguna persona traspase alguno de tus límites. Si los has hecho es porque de alguna manera obtenías una ganancia.  

Una ganancia puntual puede convertirse en una pérdida de considerables dimensiones.

aros

Consciencia, responsabilidad y acción.

Si lo sabes, si lo sientes, si lo quieres …Hoy es tu Momento de Cambio

 

 

 

 

 

 

Si te gusta, comparte !!!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Momento de Cambio