Autoestima – Reconocimiento

Posted by on Dic 9, 2020 in blog | 0 comments

Autoestima – Reconocimiento

Vuelvo hoy a un tema que realmente me apasiona y que creo que es la base de muchas cosas buenas y el área de mejora de otras tantas que lo serán.

[Te invito a leer «¿ Yo me quiero, y tú te quieres ?»]

La autoestima es la valoración que tenemos de nosotros mismos, ni más ni menos, es el valor que nos damos. Empieza en momentos tempranos de nuestra vida y en un principio cuando nuestro nivel de consciencia y autoconsciencia es bajo se nutre de las opiniones y valoraciones de los demás. Esto es bueno porque van sentando la base para poder reconocernos pero puede jugar un mala pasada si estas valoraciones en vez darnos unos cimientos o pilares fuertes sobre los que construir , nos traen una base débil y quebradiza en la que pongamos lo que pongamos siempre habrá inseguridad.

En la misma dirección pero en sentidos opuestos está el reconocimiento. La autoestima es hacia adentro y el reconocimiento es hacia fuera.

Al igual que nosotros sabemos ver nuestros puntos positivos, nuestros talentos, nuestras actitudes, nuestros pensamientos, esos que nos conforman como ser humano, también hemos de ser sensibles y dar valor a los talentos, actitudes, pensamientos de los demás, y reconocerlos independientemente de fruto que en determinado momento den.

Si tan solo damos reconocimiento a alguien por algún logro en concreto, nos estamos quedando muy en la superficie. Es decir, el reconocimiento ha de ser honesto, sincero y proporcional entre otras cosas… ¿ Cómo lo conseguiremos hacer si tan solo nos quedamos en una foto final de un proceso en el que encuentras talento, esfuerzo, actitud, entrega, compromiso, sacrificio, etc ?

Si somos capaces de reconocer en la otras personas ( padres, hijos, pareja, amigos, jefes, colaboradores…) aquellos ingredientes que han aportado para que el resultado final sea satisfactorio, estaremos potenciando cada uno de ellos y los resultados podrán ser superiores a lo esperado porque se reconocen las capacidades y el talento en vez del resultado. Cuando reconocemos determinado resultado como óptimo, corremos el riesgo de limitar aquello que una persona con sus recursos y habilidades puede llegar a conseguir.

Obviamente es más fácil hacer un reconocimiento mirando una foto pero si queremos que realmente sea un elemento motivador, multiplicador, que muestre nuestra admiración sincera debiéramos de tomarnos un tiempo para conocer a la persona e identificar aquello que está poniendo en el proceso.

Cuando existe un reconocimiento de calidad, auténtico, sincero, a tiempo, claro, específico genera en la otra persona satisfacción, compromiso y lo mejor de todo : talento. El talento es aquello que nos hace avanzar como personas, como grupos, como familias, como parejas, como equipo. Todos nosotros tenemos talento pero suele estar algo enterrado, por falta de consciencia, por miedo, por falta de autoestima, por vergüenza…

Probablemente nos cueste saber cuál es el talento de las personas que nos rodean pero es puede ser cuestión de tiempo que brote y nos sorprenda y nos demos cuenta que donde hemos regado, había semilla.

Si te gusta, comparte !!!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Momento de Cambio