¿ Adaptado pero infeliz ? : Da el paso !!!

Posted by on Nov 14, 2017 in blog | 0 comments

¿ Adaptado pero infeliz ? : Da el paso !!!

Tú eres tú, una identidad única.

Resulta difícil mantener esa diferencia, eso que te hace sentir lo que eres, y a la vez encajar.

Desde pequeños, nos indican cómo debemos hacer para formar parte del conglomerado social en el que nos ha tocado vivir. Ese proceso de » adecuación » viene por parte de nuestros padres, familia, profesores,  etc. Ellos nos dicen lo que hay que hacer, al igual que sus padres, familia, profesores… les han dicho a ellos.

Cuando hacemos » lo que hay que hacer «, obtenemos su aprobación y en caso contrario o bien carecemos de esa aprobación o incluso nos encontramos explícitamente con su reprobación.  [ Entrada : Cimiento-Reconocimiento ]

Desde pequeños nos van  » domesticando» con la buena intención de que encajemos y ahorrarnos el » sufrimiento » de llegarnos a sentir » inadaptados «.

Pronto, nos acostumbramos a avanzar para obtener aprobación y a retroceder para evitar la reprobación sobre las » correctas » maneras de ser, estar, sentir, pensar, expresar… Esas, que ya nadie sabe de dónde vienen o para qué servían.  [Video : Cómo nace un paradigma ]

Al final empezamos a encajar en un sistema cuyas normas vienen dadas, con bastante poca holgura para ser quienes realmente somos, para desarrollar esa identidad única con la que llegamos a este mundo.

Hemos aprendido que cuando » nos adaptamos » tenemos aprobación. Y empezamos a buscar, más que la adaptación, solamente aprobación. Aquí empieza el principio del fin.

Nos rodea la familia, los amigos, los profesores, los compañeros de trabajo, nuestra pareja, la familia de nuestra pareja…Nosotros, » gracias » a nuestro proceso de adaptación,  somos unos yonquis de la aceptación. Nos encanta, nos hace sentir bien, nos crea una sensación de bienestar, nos crea una falsa ilusión de valor, una falsa autoestima..

Por ello tratamos convertirnos en la persona   que creemos que cada una de las personas que nos rodean quieren que seamos . Esto además de un poco lioso, es tan solo una creencia, una ilusión que nos hacemos que puede ser real o irreal,  ya que parte de nosotros mismos. Nos  creamos una idea sobre lo que nuestros padres quieren de nosotros, nuestra pareja, nuestros amigos, nuestro jefe y tratamos de ser esa idea, lo cual resulta cansado, estresante, incómodo, ¿ esclavizante ? y, ¿ a cambio de qué ? De su reconocimiento y aceptación. En este sistema, ¿  qué somos si nos falta esto ? ¿ Dónde quedó el placer de ser nosotros sin más ?

Ahí empieza una espiral de esfuerzos,  de posturas ( e imposturas ) que nunca parecen ser suficientes.

Nuestra identidad inicial deja paso a » algo «modelable, adaptativo, voluble, que se expande y reprime a conveniencia. Toma diferentes formas dependiendo de con quien estemos … aunque es muy difícil ser el » ideal » que creemos que otros se han hecho sobre nosotros. Es difícil conseguir ser en todo momento » una idea » . Ante nuestros infrutuosos esfuerzos, nace un juez en nosotros, que suele ser implacable. Y cuando hay juez, hay acusado y/o víctima. Nos empezamos a culpar de que  parece que nunca es suficiente y quizá nos castiguemos por ello. Voy a ir un paso más adelante… Imaginémonos que empiezamos a culparnos, nuestro diálogo interno está lleno de reproches y faltas de respeto  y de alguna manera nos castigamos…, en el caso de que se nos acercara alguna persona que nos culpabiliza, nos habla mal, nos falta al respeto o incluso » nos castiga», es probable que lo aceptemos ya que está de acuerdo con aquello que nosotros mismos pensamos. De alguna manera esta persona viene a » darnos la razón». Probablemente aceptemos esas actitudes hacia nosotros …

¿ Esta historia empieza  a dar un poco de miedo, verdad ?

Si esto fuera una secuencia de vídeo, le daría al «rebobinado» hasta llegar al inicio de la película.

(…)

Nos  creamos una idea sobre lo nuestros padres quieren de nosotros, nuestra pareja, nuestros amigos, nuestro jefe y tratamos de ser esa idea lo cual, resulta cansado, estresante, incómodo, ¿ esclavizante ? y, ¿ a cambio de qué ?

Hemos aprendido que cuando » nos adaptamos » tenemos aprobación. Y empezamos a buscar, más que la adaptación, la propia aprobación. Aquí empieza el principio del fin.

Tú eres tú, una identidad única. Resulta difícil mantener esa diferencia, eso que te hace sentir lo que eres, y a la vez encajar

(…)

 Tú eres tú, una identidad única .Y si  en vez buscar la aprobación fuera, ¿ la empezamos a buscar dentro ? Y si en vez de hacer suposiciones de cómo otros quieren que seamos, nos planteamos cómo queremos nosotros ser. Y si empezamos a hablarnos con cariño, felicitándonos por nuestros logros y animándonos en las situaciones difíciles. Y si dejamos de hacer presuposiciones y perdemos el miedo a preguntar a las personas que nos rodean cómo podemos ayudarlas ( a ser más felices o a ser menos infelices ). Y si empezamos a dar lo mejor de nosotros mismos en cada momento sin miedo, si temor a quedarnos » vacíos «.

En el momento en que perdemos el  miedo y somos realmente nosotros mismos, sin filtros, es cuando se observa nuestra verdadera grandeza cómo seres humanos, como identidad única. Brillamos !!!

Empiezas a hacer esas cosas que te hacen sentir lo que eres. Ya resulta innecesario encajar en nada porque todo se acomoda de tal manera que se adecua a ti. Es como cuando nadas, estás rodeado de agua pero nada te oprime y eres libre. Eres tú.

Si te has sentido identificado en la historia » de miedo «, estás dentro y te cuesta rebobinar … da el paso y apuesta por ti, dejándote ayudar. 

Si te gusta, comparte !!!
Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedIn

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Momento de Cambio